Close

Comportamiento de nuestras mascotas

Comportamiento de nuestras mascotas

Para lograr un buen comportamiento en ellas es necesario hacer un buen trabajo de socialización para prevenir la aparición de futuros problemas de conducta, llegando a tener un perro sano y equilibrado en edad adulta. A veces pensamos que un cachorro es incapaz de aprender, debiendo esperar a que madure, pero esto no es verdad, ya que un cachorro con dos meses de edad aprende con una facilidad asombrosa si se le enseña de manera adecuada. En la mayoría de los casos sólo nos planteamos su educación cuando ya han surgido problemas de conducta que empiezan a ser incontrolables…y esto es un error.

Deberíamos reflexionar antes de adquirir un cachorro y darnos cuenta de que ellos  son seres vivos que puede permanecer a nuestro lado más de diez años, y si nuestro fin es tenerlo como compañía para compartir momentos agradables de juego y felicidad, deberíamos hacer un esfuerzo y plantearnos su educación desde que llega a casa. La educación de un perro no se limita a que aprenda ciertas órdenes, sino que conlleva a un concepto más amplio, en el que deberíamos incluir normas y pautas de conducta que él deberá aprender y desarrollar durante las 24 horas del día.

Desde nuestra experiencia profesional, hemos podido comprobar cómo los dueños entran en desesperación, frustración e incluso miedo por la falta de control hacia sus mascotas. La ilusión inicial con la que muchos propietarios adquieren a sus cachorros, se ve afectada debido a estos problemas de conducta que fueron desarrollando durante la etapa de maduración. El error que cometen los dueños es ignorar el proceso de socialización con otros perritos, o esperar a que crecieran para educarlos, llegando al punto en que ellos se convierten en un gran problema dentro y fuera de la casa.

La educación de nuestra mascota ha de cimentarse en la prevención, y esto empieza desde que entran a nuestra casa en etapa de cachorro. Es más fácil evitar que un perro aprenda una conducta desagradable que corregirla una vez que haya venido repitiéndola diariamente. Socializarlo adecuadamente y formar un perro equilibrado es mejor que corregir los malos hábitos de una mala o nula enseñanza.

¡Es más importante PREVENIR en lugar de CORREGIR!

Deja un comentario